Biografía

Isabel Marcos [Madrid, 1986]

www.isabelmarcos.com

Licenciada en Bellas Artes por la Facultad de Artes y Comunicación, 2010 y Arquitecto por la Escuela Superior de Arquitectura, 2011 de la Universidad Europea de Madrid; completa su formación en talleres con profesionales como Eva Lootz, Carlos Garaicoa, Pedro G. Romero, Azucena Vieites, Sergio Rubira, Laura de la Colina o Los Torreznos. El diálogo entre el arte y la arquitectura que plantean sus proyectos evidencia su iniciativa transdisciplinar, utilizando medios como fotografía, video e intervención site-specific. El espacio público y el diseño urbano son los temas que sustentan su trabajo, expuesto en varias muestras: Pabellones en el Retiro, Galeria Material de Madrid, 2010; Blog 09. La condición atmosférica, Centro de Arte Joven CAM, 2009; y Medio, Ateneo de Madrid, 2008. En 2010 obtiene la Beca de Excelencia CAM, realizando un proyecto de investigación sobre prácticas transdisciplinares y participando en el I Foro de Creatividad e Innovación Transversal, como ponente en la mesa Integración Interdisciplinar, UEM. Recibió el segundo premio del VIII Certamen de Artes Visuales UEM, 2009 y el primer premio del I Certamen Nacional de Arte, Fundación Enrique Blanquer, 2002; año en que su trabajo fue destacado en el Certamen de Jóvenes Creadores del Ayuntamiento de Madrid, con una mención de honor.

 

 


Statement

El señalizar levemente aquellos aspectos que revelan lo atmosférico como construcción, y por tanto como lugar de conflicto y sospecha, pone en evidencia la potencialidad del espacio urbano, como un lugar de intensidades encontradas, espacio de conflictos y afecciones, sedimento de registros contrapuestos. Pequeños gestos sobre los residuos urbanos; trabajos sutiles, levísimos, materiales e inmateriales, que aunque despliegan su sentido en el vasto espacio de la ciudad, asumen la temporalidad como algo relevante, se materializan en un registro visual que evidencia ese fluir temporal. Intervenciones sobre el sufrido pavimento de la ciudad, donde se oscurece una baldosa en un tramo indiferente de la vía pública, se registran los pasos, las marcas, los residuos, en un lugar determinado y en un lapso de tiempo, potenciando aquellos aspectos que revelan que el espacio siempre va más allá de lo físico y es capaz de generar otros espacios, propios e imaginativos [R. Smithson].

La ciudad entendida como un organismo vivo, más allá del escaparate turístico o explotación económica, nos habla de  la muerte de la funcionalidad moderna abstracta, proponiendo una subjetivización del espacio. El Lugar es lugar por lo que allí acontece, porque tiene vida, y porque es sensible a todo lo que sucede en él. Todos los elementos físicos del entorno urbano están bajo la industria del diseño; todo responde a una normativa que busca la homogeneidad y convertir las calles en un escenario vacío de contenido, donde priman las cuestiones relacionadas con limpieza, orden y estabilidad; y olvidando o incluso escondiendo aquello relacionado con la auténtica habitabilidad. El arquitecto diseña el espacio esperando un posterior uso específico del mismo; mis intervenciones “diseñan” las consecuencias del verdadero uso de ese espacio, donde las necesidades fueron anárquicas y no panificables.



Dossier

Descargar Dossier PDF